Para quienes prefieren espacios llenos de sensibilidad y combinaciones atrevidas, el vintage es la opción ideal. Ofrece una combinación de elementos de estilo clásico o antiguo con elementos innovadores, brindando un aspecto sofisticado al espacio que refleja personalidad. Gracias a sus diseños artísticos con un aire de romanticismo inspirado por sus piezas se logra la transformación de un espacio hacia lo más sutil. Colores blancos predominan con mobiliario de colores vivos o tonalidades pasteles que darán distinción a cualquier rincón de la casa.

 

El estilo vintage presente en el hogar

Un ambiente cargado de atrevimiento en contraste con el romanticismo se logra con tonalidades pasteles donde resalta el color blanco acompañado de violeta, azul, verde menta, rosa claro, gris, entre otros. La sensibilidad se hace presente. También pueden utilizarse estampados florales o con cierto aire retro complementados con diversos accesorios que aporten un atractivo especial.

 

Ahora bien, hay que saber combinar la comodidad que ofrece la naturaleza de lo moderno con la elegancia del estilo clásico, sacando provecho de cada uno de estos estilos para obtener una decoración única en el hogar.

 

Tiempos de ayer y hoy

El tono predominante de un espacio al estilo vintage es claro. El segundo aspecto importante son los artículos, accesorios y mobiliario. Muchos prefieren antiguos o envejecidos, así como también de estilo francés pero que son fabricados en la actualidad con materiales de excelente calidad sin perder la originalidad de su época. Colores claros o estampados llamativos que acompañan otros objetos, ya sean cajones, almohadas, tapices, cortinas o alfombras ya que tiende a crearse un patrón repetitivo que se distribuye cuidadosamente para evitar sobrecargar el espacio.

 

Por otro lado, entre los materiales están la madera, el ratán y el uso de telas variadas que darán vida al espacio, llenando de encanto el hogar con su estilo inspirado en el ayer y hoy. Más info aquí

Así, como sacado de una novela maravillosa, una estupenda sala de baño, con bonitos accesorios, mesitas, espejos, repisas, gaveteros de lujo, lavamanos montados en mesas especialmente diseñadas para cambiarle el aspecto al sanitario y convertirlo en otra habitación más donde tener el mayor confort y tranquilidad. Todo esto es posible, gracias a una serie de diseños exclusivos que Novely tiene a su disposición.

Un baño clásico como ningún otro

El diseño que es puro arte y majestuosidad que combina perfectamente el azul, con el blanco y los bordes abrillantados y espejos grandes, una encimera para el lavamanos de tasa, elaborada en granito de importación River White y grifería cromada con diseño moderno angular y de caña alargada con rociador de boca ancha y maneral de palanca monomando. Son al menos 7 acabados disponibles para personalizar.

Mueblería en el estilo Creta Neoclásico

Son dos muebles grandes, el del lavabo es un diseño con patas y puertas, que es donde se instala la encimera de granito, más arriba, un gran espejo corona el diseño y le hace juego con el color de la pared de fondo.

El segundo, es un mueble modular auxiliar, que tiene espacios abiertos tipo repisa en la parte superior, su montaje es de forma vertical y alcanza hasta la mitad de la altura del espejo central. A los lados del espejo hay lámparas que combinan con el resto de la decoración.

Por otra parte, el mueble auxiliar tiene cajones, son tres en total ordenados de manera vertical, más abajo, una portezuela que abre hacia adelante para guardar toallas o accesorios o utensilios de baño. El espejo a cuerpo entero se coloca en el extremo contrario de la colocación del juego de baño, es un espejo de pie de regulable inclinación, que además tiene un cajón adicional en la parte baja. Complementa el diseño, una maceta que funge como lámpara de bolas de cristal blanco en la esquina contigua.